La madrugada del jueves se convirtió en un nuevo día histórico para la sociedad argentina y en especial, para el colectivo de mujeres a nivel nacional, al sancionarse la ley de paridad de género.

La incorporación de esa iniciativa en la Cámara de Diputados de la Nación -votada el año pasado por el Senado de la Nación- fue sorpresiva, ya que no estaba en el plan de labor diseñado por los jefes de los bloques y su tratamiento fue forzado por las mujeres de todos los bloques que componen el cuerpo, en especial por la participación decisiva de las mujeres progresistas (Libres del Sur, Socialismo y Gen) para dar cuenta de una votación trascendental con 168 votos a favor, 4 en contra y 1 abstención.

Este avance para la ciudadanía implica intercalar hombres y mujeres en las listas legislativas a partir de la elección de 2019. Una búsqueda que el socialismo siempre lo tuvo en agenda y que fue trabajada por el bloque parlamentario con las contribuciones de Gabriela Troiano, Alicia Ciciliani, Lucila Duré y Hermes Binner.

La flamante ley de paridad de género es un capítulo más hacía el camino de la igualdad y del empoderamiento a todas las mujeres de este país. Un recorrido que se suma a los pasos históricos del voto femenino de 1947 y del cupo femenino de 1991, dejando el tránsito para futuras transformaciones para el movimiento de mujeres del país.

Fuente: Partido Socialista Argentina