La Reforma Universitaria de 1918 fue un movimiento de proyección latinoamericana para democratizar la universidad, que se inicia con una rebelión estudiantil en la Universidad Nacional de Córdoba

Las ideas del Partido Socialista se visibilizan y se hacen realidad, ante las posiciones conservadoras que intentaron derribar este avance histórico. Tuvo fuertes adhesiones y oposiciones en Buenos Aires. Dentro de las muestras de apoyo se destaca por su contundencia la de la bancada legislativa socialista, encabezada, por Juan B. Justo.

El fuerte vínculo entre la dirigencia partidaria y los jóvenes universitarios cordobeses, encuentran en la figura de Alfredo Palacios su máxima expresión.A la ferviente militancia de Palacios a favor del reformismo, los estudiantes le responden declarándolo, en el Primer Congreso Iberoamericano de Estudiantes reunido en 1925 en México, “maestro de la juventud”.

En 1960, de la mano de dirigentes de la talla de Guillermo Estévez Boero, Marcos Rosa, Roberto Denti, Pedro González Bofill, Juan Carlos Zabalza y Ernesto Jaimovich, nace el Movimiento Nacional Reformista (MNR), expresión estudiantil del socialismo que le rinde homenaje a los postulados de la reforma con sus programas y acciones.

A cien años de la gesta histórica, las y los socialistas reafirmamos las banderas de una educación superior pública, gratuita, laica, masiva, de calidad y excelencia académica, cogobernada y autónoma.

Con el compromiso del presente y mirando hacia el futuro, seguiremos trabajando con los jóvenes, para fortalecer la unidad de acción y de pertenencia, cada vez más vigentes en el tiempo, que reivindique los ideales de la Reforma y nos encuentre marchando juntos.